Normas Deontológicas

NORMAS DEONTOLÓGICAS PARA LOS MIEMBROS DE LA SOCIEDAD LUSO-ESPAÑOLA DE NEUROCIRUGÍA REDACTADAS POR LA COMISIÓN DE ÉTICA PRESIDIDA POR EL DR. D. MÁXIMO POZA Y APROBADAS EN LA XXX REUNIÓN APLICADAS AL CAPÍTULO ESPAÑOL.

Capítulo primero: Ámbito de aplicación
 

Art.1º: -Estas normas serán de aplicación para todos los Médicos pertenecientes a la Sociedad Española de Neurocirugía.
Art.2º: -El conocimiento de estas normas es obligatorio y su ignorancia no podrá servir en ningún caso de pretexto para el incumplimiento de las mismas.
Art.3º: -Las infracciones a estas normas serán objeto de infracción profesional, que será impuesta por la Junta Directiva, previo informe de la Comisión de Deontología.
 

Capítulo segundo: Formas de ejercer la profesión
 

Art.4º: -El Neurocirujano podrá ejercer su actividad Médico-Quirúrgica, bien como facultativo de un Centro Hospitalario o bien como práctica profesional independiente.
Art.5º: -Para ejercer la profesión con responsabilidad directa, el Neurocirujano deberá cumplir en su integridad los requisitos de formación médica y quirúrgica que exige el Comité de Credenciales de la Sociedad Luso-Española de Neurocirugía (capítulo español) para la práctica de dicha especialidad.
Art.6º: -Se sobreentiende que el concepto de capacidad profesional no se concede con carácter definitivo. Por esta razón la formación continua en conceptos básicos y en avances técnicos se interpretará como norma deontológica de obligado cumplimiento.
Art.7º: -En ningún caso el Neurocirujano aceptará ejercer su profesión habitual en un medio hospitalario donde las condiciones técnicas o asistenciales sean deficitarias y pueda suponer un riesgo extraordinario de su mortalidad o morbilidad.
Art.8º: -Siempre que las condiciones de su medio asistencial sean apropiadas, estará obligado a proceder al estudio y tratamiento de cualquier enfermo que demande y precise su servicio. No podrá suspender su asistencia ni se ausentará sin antes ser relevado por otro profesional capaz de sustituirle.

Capítulo tercero: relaciones del neurocirujano con los enfermos

Art.9º: -El Neurocirujano deberá utilizar siempre medios de diagnóstico y procedimientos terapéuticos corroborados científicamente.
Art.10º: -El enfermo o sus familiares directos (salvo que la Urgencia lo haga imposible) recibirán información sobre el proceso o enfermedad que sufre, y será preciso el consentimiento de los mismos cuando el procedimiento terapéutico implique un riesgo razonable de muerte o empeoramiento.
Art.11º: -La investigación clínica en el ser humano no podrá iniciarse sin el libre consentimiento del paciente, una vez que haya recibido la información apropiada. Su consentimiento personal podrá ser sustituido por el de un familiar cuando el paciente fuera incapaz de ejercer totalmente la capacidad de elección por su estado mental o legal.
Art.12º: -La información obtenida con carácter reservado en el desarrollo de su misión no podrá ser revelada, salvo que la Ley o las normas Deontológicas obliguen a ello. 
   Art.13º: -El neurocirujano velará primordialmente por los intereses de los enfermos. En la práctica privada está prohibida la captación de enfermos mediante comisiones de terceras personas.

Capítulo cuarto: Relación del Neurocirujano con Entidades de carácter público y con otros facultativos

Art.14º: -Ningún miembro de la Sociedad accederá a ocupar un puesto de plantilla en un centro hospitalario bien  de docencia o bien de investigación, si previamente no existe una convocatoria de carácter público y si la selección no se realiza de acuerdo con normas preestablecidas y justas.
Art.15º: -Los miembros de la Sociedad no aceptarán formar parte de un tribunal para la resolución de un concurso-oposición  si apreciaran irregularidades en la imposición del mismo o en las normas para su desarrollo, que supusieran un privilegio para algunos de los candidatos y que pudieran contravenir el criterio de igualdad de oportunidades.
Art.16º: -Cuando un miembro de la Sociedad forme parte de una comisión para conceder subvenciones para investigación, bolsas de viaje o ayudas de carácter similar no hará prevaler su situación para favorecer a personas afines.
Art.17º: -En la publicación de trabajos o comunicaciones científicas no se apropiará de ideas o colaboraciones aportadas por otras personas o, en todo caso, dirá el nombre de los colegas que hayan contribuido en su elaboración de forma significativa.
Art.18º: -Cuando un Neurocirujano se vea obligado a tratar a un enfermo asistido previamente por otro facultativo, actuará con criterio libre y objetivo, pero evitará poner énfasis en los posibles errores de diagnóstico u omisiones de tratamiento que hayan podido tener lugar hasta ese momento.
Art.19º: -Cuando un Neurocirujano se vea precisado a asistir a un enfermo atendido previamente por otro Neurocirujano, podrá pedir cuantos informes crea oportuno a este último, quién aportará todos los datos de interés y los originales o copias de las exploraciones complementarias que obran en su poder.
Art.20º: -El Neurocirujano que esté vinculado a un Centro donde se reciban enfermos enviados por otros colegas para determinadas exploraciones especiales, respetará el derecho a la dirección del tratamiento por parte de la persona que haya recomendado dicha exploración, salvo en los casos de urgencia. Si se viera obligado a suplantarle en el tratamiento comunicará verbalmente a su colega los motivos que le han inducido a ello.

Capítulo quinto: Utilización de medios de comunicación social

Art.21º: -Los miembros de la Sociedad serán especialmente escrupulosos en sus declaraciones a la Radio, Prensa o Televisión. Evitarán que su relación en dichos medios tenga un motivo publicitario o sensacionalista y procurarán que su prestigio personal esté fundamentado en la actividad diaria y en su contribución a Reuniones o Publicaciones de carácter científico.

Capítulo sexto: Incompatibilidades

Art.22º: -Un miembro de la Sociedad no podrá desempeñar su actividad en dos Centros Hospitalarios de carácter público salvo que en uno de ellos esté relacionado con la investigación científica, enseñanza o perfeccionamiento profesional. En todo caso lo ejercerá sin detrimento del horario dedicado a su hospital.

Capítulo séptimo: Sobre honorarios profesionales

Art.23º: -El Neurocirujano defenderá su derecho a una compensación económica digna, acorde con su actuación y con el estado económico de su paciente, sin aceptar situaciones de subempleo o retribuciones inferiores a las legales.
Art.24º: -Un Neurocirujano no podrá hacerse cargo de un enfermo si conoce que, injustificadamente, no ha satisfecho los honorarios del Facultativo que le trataba con anterioridad, con excepción de los casos en que su abstención pudiera suponer una denegación de auxilio urgente.

Capítulo octavo

Art.25º: -Los miembros de la Sociedad tendrán la obligación de velar por el cumplimiento de las normas deontológicas y, por lo tanto, comunicarán a la Junta Directiva cualquier hecho que la contravenga.
Art.26º: -La Comisión de Deontología de la Sociedad abrirá expediente para conocer la supuestas infracciones a estas normas, en el que practicará cuentas diligencias de comprobación estime útiles, y dará audiencia al interesado, remitiendo lo actuado con su propuesta de resolución a la Junta Directiva en el plazo de dos meses.
Art.27º:- Las infracciones a estas normas podrán ser corregidas por la Junta Directiva, previo al expediente que alude el artículo anterior, imponiendo sanciones según la gravedad de la infracción, que podrán ser de apercibimiento, con o sin constancia en el expediente del interesado, y de separación temporal o definitiva de la Sociedad. De la resolución sancionadora se dará traslado al Colegio Oficial de Médicos al que pertenezca el interesado.
Art.28º: -Se sobreentiende que estas normas deontológicas son un complemento especial de las contenidas en el Reglamento de Organización Colegial de Médicos de España, las cuales afectan a todos los Neurocirujanos por su condición de Colegiados.