IN MEMORIAM JESÚS VAQUERO CRESPO (1950-2020)

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | abril 22nd, 2020

In Memoriam Jesús Vaquero Crespo (1950-2020)

Amigo, Colega, científico e investigador. Paradigma en neurociencias del siglo XX.

Al dolor, angustia y sufrimiento por la situación mundial actual que nos está golpeando a consecuencia del cornavirus, se ha unido la inesperada y penosa muerte de nuestro amigo y compañero de profesión el Dr. Jesús Vaquero Crespo, quien después de un penoso fin entregó su alma al creador.

La primera reacción que nos produce este dolorosísimo acontecimiento es el de la tristeza por la pérdida de un amigo y compañero, pero por encima de eso, nosotros deberemos recordarlo a él como el ser humano con el que nos relacionamos, compartimos, aprendimos y en un momento dado fue una luz en nuestra carrera como neurocirujanos.

El Doctor Vaquero desde muy joven sabía en su interior lo que sería un camino profesional y el difícil recorrido que tendría que padecer sin conocer el resultado final de su trabajo, es por esto que Jesús ya a los 24 años describió el significado funcional del corpúsculo de Meissner, que publica en una brillante monografía que aun conservamos, tal vez inspirado en sus maestros y especialmente en otro paradigma español en el mundo de las neurociencias como el Dr. D. Santiago Ramon y Cajal. Con escasos 30 años publica su primer libro sobre histología, que para los estudiosos del tema sigue siendo una obra de referencia científica y a la vez artística en esta materia. Formado como neurocirujano en la escuela de D. Sixto Obrador y de D. Gonzalo Bravo Zabalgoitia, dos de los neurocirujanos más importantes del moderno avance neuroquirúrgico español. Bajo este sello de escuela, desarrolló siempre su servicio de neurocirugía con lujo de detalles en lo asistencial y lo científico, acompañándose de los mejores valores humanos, brindándole al paciente siempre el mejor ámbito para su recuperación. Sin embargo, Jesús no solo se quedó en estos campos, sino que dedicó los últimos 30 años de su vida a la investigación del sistema nervioso central encaminada a resolver lo que sus manos y trabajo no podían solucionar: la investigación en la regeneración del sistema nervioso central en padecimientos que aun hoy en día no tiene solución, la regeneración de la neurona y la reconexión axonal, por lo cual su entrega a este campo fue total. Logró convertirse en una figura reconocida internacionalmente en el uso de células madres para este fin. Logró ver avances positivos en este campo y sembrar bases sólidas en muchos de nosotros y en futuras generaciones, que estamos seguros, continuarán con su trabajo para lograr algún día con éxito solucionar estos padecimientos que no han tenido una respuesta hasta el día de hoy. No podemos olvidar su conferencia magistral que dictó durante el congreso de Neuroraquis en San Sebastián el 11/3/2016 titulada “terapia celular en la paraplejia traumática: mitos y realidades”: después de una hora de charla y con la sala repleta, tras finalizar hubo un silencio sepulcral seguido de una atronadora ovación de varios minutos de duración inolvidable, que nunca antes habíamos oído en ningún congreso científico. Estas razones expuestas nos deben llenar de orgullo a todos los neurocirujanos, especialmente a los españoles, latinoamericanos y europeos que pudimos compartir con un ser excepcional que no nace todos los días.

La definición que nuestro cerebro puede encontrar para una persona como él es la de sabio, entendida la sabiduría como la suma de inteligencia y virtud. La inteligencia es la capacidad para resolver problemas ‘’ saber lo que hay que hacer’’, la virtud es hacerlo. Si revisamos su vida, estas constantes se dieron por lo que alcanzó el grado de sabiduría, con absoluta seguridad es y será un paradigma a seguir por nuestra y futuras generaciones. Que dios lo guarde en su gloria.

Tito Arcadio Perilla Cepeda y Enrique Urculo Bareño

 

You must be logged in to post a comment.